Buceo, sensaciones de una iniciación submarina

Estuvimos en Algarrobo (zona del litoral central con una playa muy agradable) con Mónica, y aprovechamos la oportunidad para hacer algo que ella ha querido hacer hace tiempo: practicar buceo.

Fue una experiencia increíble y en esta nota te cuento sobre aspectos importantes del buceo y de las sensaciones que tuve al desarrollar esta actividad tan particular.

¿Por qué practicar buceo?

El buceo además de ser una actividad de entretenimiento, también es una excelente actividad tanto física como mental. El hecho de mantener el equilibrio en el agua es un potente ejercicio para trabajar la coordinación, mejorando en mucho nuestra orientación espacial.

Otro aspecto importante es que bajo el agua y con el equipamiento adecuado, se recomienda fuertemente nunca contener la respiración. Esto nos obliga respirar lenta y profundamente, dándole un gran ejercicio al corazón fortaleciendo con ello la circulación sanguínea. Además, amplía la capacidad pulmonar mejorando la oxigenación de nuestro organismo.

De la mano con el trabajo de respiración, el buceo nos brinda una importante oportunidad para ejercitar nuestra mente, pues la concentración que se necesita para mantener una respiración adecuada, la orientación y el control de los movimientos es elevada. Debemos por tanto ser concientes de todo nuestro cuerpo y además del ambiente que nos rodea. Para ello la concentración es fundamental.

Otros beneficios de practicar buceo son la reducción del estrés al tener que dejar de lado cualquier preocupación y concentrarse en lo que pasa en el momento; aumenta el autoestima al darnos cuenta de ser capaces de realizar una actividad que parece difícil; mejora las relaciones humanas, pues generalmente el buceo se realiza en grupos, de esta manera la confianza que se deposita en los compañeros y la que ellos depositan en uno es total.

Mi experiencia

Hicimos la iniciación submarina con los amigos de Cinco Océanos, centro de buceo, lodge y deportes náuticos en Algarrobo.

Previamente a la inmersión tuvimos una charla técnica, a cargo del instructor Henry, de al rededor de 30-40 minutos, donde se nos explicó sobre el equipamiento, los instrumentos, y lo que iba a ser la experiencia. Henry nos entregó muchos consejos que resultaron importantísimos cuando estuvimos en el agua.

Buceo

Luego nos equipamos y nos fuimos al mar.

buceo

 

Ya en el mar las sensaciones son increíbles, aunque al principio me costó un mundo soportar la presión en los oídos y mantener el equilibrio. Una vez superado eso (a medias y a duras penas) empecé a disfrutar la experiencia de forma integral. Con la ayuda de mi instructor, Felipe (Mónica estuvo acompañada en todo momento por Henry) pude observar el mundo acuático a una profundidad de entre cuatro y seis metros (lo usual para una iniciación) de una manera que nunca antes pude imaginar.

buceo

Poder ver cardúmenes de peces nadando, estrellas de mar caminando en el fondo marino y más allá a Mónica siguiendo su trayecto, disfrutándolo, fue simplemente conmovedor.

Es una experiencia que les recomiendo vivir. Vale la pena y sin duda alguna esperamos poder seguir desarrollándola en el futuro inmediato.

Les dejo un pequeño vídeo de lo que fue nuestra iniciación submarina, que espero les guste:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *