Papá doglover: breve historia de Lulú

Ser un papá doglover es algo especial, y en este post les quiero mostrar todo lo especial que ha sido para mi ser el papá humano de nuestra bella Lulú.


Lulú llegó a nuestro hogar hace casi tres años. Mónica la encontró en una zanja de agua, llorando, sin poder salir y quién sabe hace cuánto rato estaba en esa condición.

Mónica no lo dudó ni un segundo y la trajo al departamento, con la intención de llevarla a un veterinario para que la puedan recuperar de la condición en la que se encontraba. Después de eso se quedó con nosotros y nos cambió la vida.

Los inicios de ser un papá doglover

Al principio nos costó acomodar nuestra rutina a esta exquisita nueva integrante de la familia, aunque Lulú no se demoró nada en adueñarse de todo el departamento; incluso de las plantas, que sufrieron la furia de sus fauces en desarrollo.

Tuvimos que contratar un especialista en comportamiento canino, Marcelo Ferretto, de Dog Center Chile, quien hizo un excelente trabajo para ayudarnos a nosotros y sobre todo a Lulú a tener una mejor calidad de vida en esa nueva vida que teníamos para ella.

En palabras del propio Marcelo, Lulú es una perrita equilibrada y feliz. Y eso es muy cierto, pues Lulú tiene un excelente carácter para con los otros perritos con los que generalmente nos encontramos en el parque, como también para con las personas.


En julio Lulú cumple tres años (y por lo mismo yo cumplo tres años como papá doglover), y en este tiempo nos ha entregado un amor tan incondicional que cada día nos sorprende todo lo leal que es con nosotros y todo el cariño que siempre nos demuestra.

Por nuestra parte hemos tratado de darle un tranquilo vivir y también llenarla de mucho amor y cuidados, pues entendemos que tener una mascota es más que solo alimentarla. Se trata de una preocupación constante, 24 horas al día y siete días a la semana, y una capacidad de amar que no se agote. Y Lulú lo sabe y lo siente, y lo agradece y lo devuelve multiplicado por mil, porque los perritos aman con una bondad que no tiene  límites.

Y en esos cuidados siempre hemos tratado de que se vea muy bella (que lo es), y somos muy cuidados al momentos de, por ejemplo, conseguir su ropita linda y estilosa:

Ella es mi hija, la que me hace darle sentido al día del padre, y espero que todos ustedes, estimados lectores, puedan también disfruta del amor de una mascota, sea esta la que prefieran.

El mundo sin los animales no sería lo mismo, y en especial sin Lulú. Y con Lulú (y todos los perritos) el mundo para nosotros tiene esperanza.

Les mando un abrazo de papá doglover orgulloso, y Lulú les manda un saludo gigante a todos.

papá doglover
Les invito a revisar los temas relacionados con el día del padre, desarrollados por más integrantes de Bloggers Chile:

Así piensa una mamá, Callejeando Blog, Cuarto Literario, Dice la Clau, Doble Check, El Blog del Decorador, Estila Estilo, Estilo es Actitud, Geek and Chic, Golden Strokes, La otra yo, Maternidarks, Mujeres y más, Que bonita, Ratatouille, Revista Castaña, Tu Guía Fashion, Un Blog Ultrameganerd

11 thoughts on “Papá doglover: breve historia de Lulú

    • 6 junio, 2016 en 11:52
      Permalink

      Así es estimado Aldo. Lulú es una hermosa =)

      Responder
  • 6 junio, 2016 en 09:33
    Permalink

    Que lindo post! Me parece un hermoso reconocimiento a quienes sin dar a luz, entregan amor incondicional y cuidado a una pequeña criatura. Los perritos son seres maravillosos llenos de amor para entregar, nos enseñan lo que es el amor y lo simple que es ser feliz. Me encantó!!

    Responder
    • 6 junio, 2016 en 11:54
      Permalink

      En eso estamos de acuerdo Mónica: Lulú nos ha enseñado mucho a darle sentido a la vida en las cosas simples, en los momentos juntos.
      Es un perrita hermosa =)

      Responder
  • 6 junio, 2016 en 11:49
    Permalink

    ¡Que hermosa historia! ser papá/mamá de mascotas es una experiencia que cambia la vida <3
    felicidades por tu hija Celso!

    Responder
    • 6 junio, 2016 en 11:53
      Permalink

      Muchas gracias Mao por tus palabras.
      Y tienes razón: es una tremenda experiencia que nos cambia la vida, y nos deja un montón de lindas enseñanzas.
      Saludos!!!

      Responder
  • 6 junio, 2016 en 15:17
    Permalink

    Los perros son lo mejor! Lulú era exquisita de cachorra y lo sigue siendo 🙂 Yo a los míos los adoro y claro, como no tengo hijos humanos, ellos se llevan todo el amor maternal que tengo para entregar 😛 Saludos!

    http://www.dicelaclau.cl

    Responder
    • 6 junio, 2016 en 19:10
      Permalink

      Me parece perfecto que tu amor maternal se lo entregues a perritos que te aman tanto o más.
      Felicidades Claudia!!!
      Saludos!!!

      Responder
  • 6 junio, 2016 en 23:24
    Permalink

    ¡Me morí de amor! Me da mucha emoción, siento un amor profundo por los perros y lamentablemente no puedo tener, pero me encanta ver que son felices con Lulú y ella con ustedes 😀 es hasta mas estilosa que yo jajajaja

    Responder
  • 7 junio, 2016 en 22:12
    Permalink

    Que ternura!!
    Lulu es una afortunada!! De tener unos super papas Doglover.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *